15 de octubre de 2009

Imploración de menos ingenuidad o paralelismo entre Otegi y el fútbol:

Ayer enlacé algún comentario discrepante con mi post. Hoy les voy a transmitir dos con los que estoy bastante de acuerdo, que hablan por si mismos y que incluso suscriben algún pensamiento mio. El primer caso es del periodista Kepa Aulestia de El Correo que pide "Menos Ingenuidad" o lo que es lo mismo, lo que yo les pedía que no les engañasen:

La detención, por orden del juez Garzón, de quienes podrían constituir el último equipo de dirección de Batasuna suscitó la consabida acusación de que la Audiencia Nacional habría aplicado una orden gubernamental para abortar el plan que los presuntos dirigentes de la ilegalizada organización estarían tramando en su seno. Es sorprendente la convicción con la que, de forma periódica, se apela a la existencia en el seno de la izquierda abertzale de una corriente que estaría liderada por Otegi o por Díez Usabiaga para distanciarse definitivamente de la violencia. Sorprendente porque hasta la fecha ni uno ni otro se han mostrado decididos a cortar amarras con el pasado. Y los matices que han podido introducir respecto al discurso más iracundo de otros portavoces no han sido nunca suficientes como para concederles el mérito a la audacia. Sin ir más lejos, ambos fueron intérpretes adocenados de las dos últimas rupturas de tregua por parte de ETA, y observadores comprensivos de los asesinatos con las que la banda rubricó ambas rupturas. No hay constancia pública alguna de que los detenidos estuviesen actuando con la misión de desarmar el camino hacia la independencia. Y de ser así es lógico pensar que expondrán su cometido como argumento nuclear de su defensa en la comparecencia ante el juez que ha ordenado su detención.

Supongamos -lo cual es mucho suponer- que Otegi y Díez Usabiaga se habían decidido por fin a encabezar la revisión de los medios empleados por ETA y secundados por la izquierda abertzale para así salvar sus fines últimos o, sencillamente, preservar su propia existencia política y procurar la vuelta a la legalidad. No tendrían más que decirlo. Pero probablemente no sea eso a lo que se refieran los batasunos con la apertura de un «nuevo ciclo político para superar el conflicto armado», tal como ayer anunciaron desde Baiona. Probablemente se trate de situar el punto de equilibrio de la propia izquierda abertzale más cerca del «matar menos y bien» que del «matar todo lo que se pueda».

Ni la sociedad ni los poderes del Estado tienen por qué respetar, en actitud condescendiente, el ritmo supuestamente evolutivo de la izquierda abertzale mientras su comportamiento contribuya a la perpetuación de la amenaza terrorista. Es más, la sociedad y las instituciones tienen razones poderosas para mostrarse extremadamente exigentes respecto a eso que en la jerga de la izquierda abertzale se denomina «propuesta de calado», «iniciativa de solución» o, una vez más, «alternativa democrática».

Nada permite pensar que quienes hablan en nombre de la izquierda abertzale se hayan liberado o discrepen de la matriz etarra como para tener en cuenta el equívoco y engañoso mensaje del cambio que encarnarían los detenidos. La orden de Garzón podrá ser criticable por muchas cosas; pero mejor será que los profesionales de la «solución dialogada», algunos de los cuales continúan hablando de «proceso de paz», no sigan haciendo el juego a los exégetas que acompañan la deriva etarra. Porque es esto lo que en realidad eterniza el problema.


El segundo caso, es de Ricardo Ibarra en su blog Erikenea en la que hace una comparación entre Otegi (y la IA) y el fútbol, o lo que es lo mismo y yo les decía, que su tren lleva 30 años pasando y ellos no han hecho nada, con estas leyes o con otras, con estas detenciones o con sólo las de terroristas:

Cuando se producen detenciones como las ocurridas recientemente en el ámbito de los radicales predemocráticos se suelen oír voces que sugieren que estas actuaciones intentan abortar el debate sobre la violencia, pero yo me pregunto:

Cuando alguien decide jugar al futbol, por ejemplo contra el Athletic, ... ¿se le deja previamente un tiempo en el vestuario para que los jugadores decidan si van a respetar las normas impuestas por la federación o no, si le van a dar un par de hostias al arbitro según salgan o no, si le van a romper la rodilla al delantero contrario o no, si van a jugar con las manos o no, y así un largo etcétera ?

Los que quieran jugar en la democracia representativa de la que gozamos, o padecemos, en Europa y la mayor parte del mundo más "civilizado", ya saben cuales son las normas, y no hay nada que dabatir al respecto. Se juega o no se juega, si se sale al campo, hay que respetar las normas, y si no se respetan, no se les puede dejar tocar la bola.

Eso sí, la bola sigue corriendo por el campo, el partido hace más de treinta años que ha comenzado, y no se va a parar a esperarles.

3 comentarios:

mashirovka dijo...

"No hay constancia pública alguna de que los detenidos estuviesen actuando con la misión de desarmar el camino hacia la independencia."

Por eso mismo, por que los que saben que han estado haciendo los detenidos, por ser cercanos a ellos o por ser policias o miembros del gobierno, saben que estos no son ETA, y si a pesar de ello se ha decidido detenerles, es por que les interesa que estos no influyan sobre los partidarios de la violencia.
Si o no?
Por que de rollos de reglas del partido y demas rollos del erikenea ese, da verguenza hablar, despues de que uno de los equipos juega con 13 jugadores, y el arbitro de su parte...
Por que explicame el reglamento que decis que hay que respetar, y luego me lo relacionas con Galindo, Vera y Barrionuevo y el GAL....

iker garai dijo...

Brevemente. A Kepa Aulestia, como a muchos otros, parece ke se le ha olvidado esta noticia de 2007:

http://www.elpais.com/articulo/espana/Otegi/pide/ETA/mantenga/alto/fuego/permanente/elpepuesp/20070108elpepunac_7/Tes#

Otegi pidió a ETA ke no cometiera atentados. ¿Le hicieron algún caso? No, ¿verdad? Para mí es evidente ke dentro de Batasuna ha habido y hay gente importante ke kiere acabar con la violencia. Ke no hablan de "matar menos y bien", sino de no matar a nadie, y almismo tiempo, conseguir ke el Pueblo Vasco pueda ejercer sus derechos nacionales.

Y a Ricardo Ibarra, le digo ke "las reglas del juego" han sido y son violadas por ambas partes. ¿O es ke pretende hacernos creer ke el Estado español está limpio? La dispersión, la torura, el terrorismo de Estado, etc etc.

Sois unos manipuladores.

Paul Rios dijo...

Ya lo he comentado en mi blog pero quería dejar constancia también aquí. El último párrafo del artículo de Aulestia es miserable. Acusar a las personas que defienden el diálogo y el proceso de paz de contribuir a prolongar la violencia es de una bajeza terrible. Más aún, si se tiene en cuenta que esas palabras las pronuncia una persona que contribuyó directamente a la violencia y que, de haber existido en 1980 una ley de partidos como la de ahora, actualmente estaría en prisión.

Perfil

Bilbao, Vizcaya, Spain
Soy Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas y tengo estudios de Periodismo. He hecho teatro amateur 10 años. He grabado algunos cortos. Soy Formador en Comunicación. He sido tertuliano de la SER, Onda Vasca, Telebilbao y ETB. Escribo, leo, veo cine... Como se ve, mi vida tiene bastante que ver con la comunicación. Estoy dispuesto a abrirme al mundo. ¿Está el mundo preparado para recibirme a mi?