10 de febrero de 2016

De cómo Podemos es a la vez centralista y plurinacional.

Hacía un par de semanas que tenía ganas de reflexionar sobre este artículo de Carolina Bescansa.

No voy a entrar al trapo de las provocaciones ("hacía falta muchos desahucios para existir", como si los desease) sino voy a ir al fondo del asunto: el cambio de la Ley Electoral (que es debatible) pero sobre todo su incoherencia entre su propuesta centralista y su concepto de plurinacionalidad

Vaya por delante que yo creo que hay que hacer un cambio en la ley electoral. Pero vaya por delante también, que no creo bajo ningún concepto en “un ciudadano un voto” por mucho que suene tan bien, por las razones que ya hace mucho tiempo expuse aquí y que se resumen en que España dejaría de ser representada tal y como es, plural y diversa. 

Otra cosa es que haya que hacer cambios en la Ley Electoral para corregir desequilibrios excesivos que se hayan dado con el tiempo. O lo que es lo mismo, que la democracia representativa tiene que equilibrarse entre la representación territorial y la individual, sin olvidar nunca la gobernabilidad. Quien quiera italianizar España, que lo diga. Pero sobre todo, quien quiera centralizarla, que lo explique, especialmente si en su discurso habla de Estado plurinacional.

 Pero es que además, Bescansa dice:
  1. El sistema electoral se diseñó para conformar un sistema bipartidista”. Falso de toda falsedad. El sistema se diseñó representar a todas las provincias de España. Yo no quiero este sistema electoral porque beneficie a los dos partidos mayoritarios (sean cuales sean estos), yo quiero un sistema electoral territorial para garantizar que en el parlamento haya voces de Ceuta, Melilla, Soria, Bizkaia, no al albur de que los partidos le metan en una lista de 350 candidatos/as.
  2. "España cuenta con uno de los sistemas electorales mas desproporcionados del mundo”. Debería mirar a Gran Bretaña o Estados Unidos.
  3. Si nuestro sistema fuese otro, los resultados serían otros”. No, eso no vale. Las normas son iguales para todos desde el principio.
Pero lo más importante de todo esto, es que me parece una propuesta incoherente: Mi pregunta para podemos es: ¿cómo casa su propuesta de una Ley Electoral centralista, con su descentralismo plurinacional?

Pero bueno, vaya preguntas, quizás la respuesta esté en el hecho de que, que casualidad, haya gestoras de su partido en Galicia, Euskadi y Cataluña. Pensar en lo que tiene que ser la España Plurinacional si, pero ya lo pienso yo desde Madrid, no lo penséis vosotros, aunque seáis de los nuestros”.

Y en ese pensamiento de fondo, no hay diferencias entre el pensamiento único de “una grande y libre” al pensamiento único de “varias naciones y punto”. Lo que si hay es algo en común: la imposición del concepto de España, y no el respeto al hecho de que hay 46 millones de sentirse español o española, y solo una forma de respetar su pluralidad: sin imposiciones.

9 de febrero de 2016

LIBERTAD TITIRITEROS

A ETA nunca la olvidaremos. Pero el "todo es ETA" es algo que, con el tiempo, se nos olvidará. De hecho, ya se nos venía olvidando. Y quizás no convenga olvidarlo, para recordar que hay límites de la ética que no se pueden cruzar pero que hay quienes los cruzaron. Y los cruzan. 

El "todo es ETA" es aquel movimiento político y mediático creado, por ejemplo, para servirle en bandeja a un editor de telediarios el hablar 6 minutos del "todo es ETA" y sólo uno de la corrupción en Valencia.

El "todo es ETA" tiene un sentido analgésico, alienador, que crea un pantallazo entre la realidad y la ficción o la exageración para equipararlas como si fueran lo mismo y que tiene como única consecuencia que la necesaria crítica a la realidad quede devaluada, y en ocasiones, olvidada.
Y de mientras, dos policías que lucharon contra ETA condenados por colaboración con banda armada tras el caso Faisán.
Y de mientras, un Lehendakari y un líder de la oposición (y posterior Lehendakari) estuvieron a punto de ser inhabilitados por reunión con organización ilegalizada.
Y de mientras, también tengo que decirlo, lleva seis años en la cárcel quien, al margen de su moral y las razones de su estrategia, el tiempo ha demostrado que no reconstruyó organización ilegalizada sino otra cosa para cesar la violencia.
Y de mientras dos titiriteros, independientemente de su buen gusto y del acierto o desacierto en contratarlos, detenidos. DETENIDOS.
No detenidos por enaltecer, sino con el enaltecimiento (o con lo que toque en cada momento) como excusa, la derecha, marca la línea roja de lo que se puede decir, pensar y hacer en este país, que nunca puede irse más allá del pensamiento único, o te caerá detrás todo el aparato del Estado.

Y mientras eso pase, sea por quien sea, mi grito será pedir LIBERTAD. En este caso libertad para los titiriteros.

18 de enero de 2016

Sobre los tres escenarios no tan envenenados para el PSOE

Todo el mundo coincide en dos cosas:
  1. Que tres son los escenarios que tiene el PSOE
  2. Que cualquiera de ellos es una faena para el PSOE.
Claro que esto segundo, lo es (o lo será), dentro de un contexto en el que, nosotros mismos, opinamos en público, y con opiniones diferentes, sobre cualquier decisión que tomamos.

Lo es también, porque desde hace tiempo hemos dejado de creer en nuestra capacidad de liderar la agenda y la opinión pública, de marcar nuestros mensajes, y hemos sucumbido al “qué dirán de nosotros” o “qué pensarán quienes nos han votado en no se qué parte de España”.

Voy a poner un solo ejemplo: salimos a criticar o no entender la cesión de diputados a ERC, frente a defender el argumentario (se crea en ello más o menos) de “si les queremos en España, qué menos que ofrecerles tener voz propia en el órgano de representación territorial”, preferimos creer que eso va a sentar mal en media España, y lo criticamos.

No lo criticamos porque estemos en desacuerdo, sino porque creemos que la sociedad no lo entenderá. Lo que estamos haciendo, es creernos que nuestro votante de no se dónde, no sería capaz de comprender y decir “anda, pues es verdad, si yo como socialista quiero a Cataluña en España, precisamente por ser socialista, que entiende que España piensa y siente diferente, tiene sentido darles voz propia y tratarles bien en la cámara territorial, no por el contrario, cerrarles cualquier puerta como acostumbra la derecha que es la que nos trae los problemas territoriales. Pero bueno, esto me daría para otro artículo entero.

Como decía, tres son los escenarios:
Escenario 1.- Abstenernos y dejar gobernar a quien ha ganado las elecciones, el PP.
Escenario 2.- Gobernar en minoría
Escenario 3.- Ir a unas nuevas elecciones
1.- Para el escenario uno, hay algún argumento a favor que escucho por ahí para presionarnos. “Como el resto son una faena, dediquémonos a la política por encima del partidismo, obliguémosle a cambiar sus leyes, aunque el pacto no se entienda”.
  • Lo que se nos olvidaría en ese contexto, es que proteger al PSOE es también proteger nuestro proyecto político que creemos mejor para el país y su ciudadanía.
  • Lo que se nos olvidaría, es que permitir a Rajoy gobernar es cederle a él la capacidad de adelantar elecciones sin que atienda a nuestras exigencias.
  • Lo que se nos olvidaría, es que nuestros votantes, los que nos quedan ahora mismo, son los que, aun con 7 años de prensa en contra, no se han creído el SON LO MISMO, ni la supuesta gran coalición.
Por lo tanto, esta alternativa es la peor de todas y por suerte, entiendo que nadie la defiende ni siquiera como un susurro. 

2.- El Escenario dos tiene tantas críticas negativas como positivas.

He escuchado críticas negativas como que no se puede gobernar con 90, como que la oposición gobernaría, como que todo serían presiones. ¿Acaso creamos un partido para defender a la ciudadanía pensando que la política sería fácil?

Esto es la política y es aceptar el escenario nuevo en el que el Parlamentarismo por encima del Partidismo se practica si o sí y no al albur de la voluntad política de pasar o no el rodillo parlamentario.

A mi me parece fundamental intentar alcanzar el poder, tal y como lo entendemos los socialistas el ejercicio del mismo, que es para transformar la sociedad.

Me parece fundamental porque te coloca con la iniciativa parlamentaria para poder abordar todas las reformas pendientes que se engloban en cuatro: 
  1. iniciar un acuerdo educativo que exige la sociedad, 
  2. hacer una reforma laboral que se preocupe por los trabajadores así como cambiar la capacidad productiva del país, 
  3. comenzar la regeneración democrática 
  4. y también iniciar la comisión de reforma de la Constitución. 
Entre otras cosas.Al año, si sale bien, bien. Si sale mal, es el Presidente del Gobierno el que le dice a los Españoles que son otros y no él quienes no han entendido el mandato de las reformas y se convocan elecciones.

¿Por qué nos va a ir mal si nos creemos que nuestro programa de gobierno va a ser el mejor? Intentémoslo.

3.- Y el tercer escenario, es el de adelanto electoral. Y este si que nos da pánico porque nos hemos creído también (y me sorprende porque aun con la que nos ha caído, conviene no olvidar que seguimos siendo la 2ª fuerza), que entonces ahora si que si habría sorpasso

¿Por qué? Si hay elecciones, todos los partidos dirán que ha sido culpa del resto. Pero ocurre dos cosas, que sólo uno tendrá razón, y que la ciudadanía es mayorcita para decidir quién es el que tienen razón y quienes los culpables.

Yo estoy convencido que siguiendo el camino que está llevando Pedro Sánchez, si hay elecciones, la ciudadanía entenderá que no ha sido por su responsabilidad. Que lo intentó y lo intentó hasta el final, y que si quieren que haya una mayoría de izquierdas que cambie las políticas del PP, la unidad de la izquierda es el PSOE y no fraccionar el voto de la izquierda.

Yo acepto este mandato de la ciudadanía. Y a Podemos también le convendría entender a su votante y no creerse que el 100% piensa como ellos y acatará una estrategia suicida con el cambio. Confiemos en que lo haga (el entender a su votante) por el bien de España, pero si no lo hace, confiemos en la sociedad española y en su capacidad de penalizarle impedir el cambio.

Conclusión: Para mí, mucho más importante que los tres escenarios concretos, me parece más sencillo reducir a dos que tiene el PSOE: Teniendo en cuenta que decidamos lo que decidamos nos van a criticar, los escenarios son: si haremos una defensa de la estrategia, sea cual sea, unidos, o separados.

Esa es la gran cuestión. Yo apuesto por creer un poco más en nosotros mismos. Y en esa apuesta, si lo pensamos un poquito, estamos todos detrás.

15 de enero de 2016

Carta abierta a los votantes de Podemos que una vez lo fueron del PSOE

Att de los votantes de Podemos que votaron alguna vez al PSOE o que no lo odian Att de mis amigos que votaron a Podemos pensando que lo mejor era repartir el voto de la izquierda

Hoy es más difícil hacer política de izquierdas porque Podemos, estaréis comprobando, comete muchos errores de viejo partido. Igual que hay jóvenes viejos y viejos jóvenes, nadie garantiza que un partido nuevo no tenga vicios viejos.

1.- Uno de los más evidentes, es creerse que los 5 millones de votos piensan igual y acatarán cualquier estrategia igual.

Bienvenidos al juego democrático, cada decisión, es susceptible de ser criticada no sólo por quienes no les han votado, sino, y sobre todo, por quienes le han votado.

2.- Otro de los errores de viejo partido, es tener una hipótesis y para llegar a la conclusión inventarse las pruebas, en vez de que las pruebas te hagan llegar a una conclusión.
  • Su conclusión es que el PSOE no quiere pactar, porque se dieron cuenta que SI quiere pactar y provocar un cambio.
  • Su conclusión es que el PSOE está lejos de ellos y cerca del PP, porque se dieron cuenta que sólo tenemos un objetivo, desalojar al PP del Gobierno.
3.- Otro de los errores de viejo partido, es arrogarse la representación de la gente.
  • Ya no es la falta de respeto al parlamentarismo democrático. No entendido como una generación de políticos que guste más o menos, sino una falta de respeto al lugar de la palabra, de la representación, de la ley y las normas.
  • Es más, decir “por fin entra gente normal al Congreso”, ya no es sólo faltar incluso a los representados del PP que tienen todo el derecho a considerarse normales dentro de su conservadurismo, sino que es faltar a la historia del parlamentarismo español por el que han pasado personas como Dolores Ibarruri, Rafael Alberti, Santiago Carrillo, Txiki Benegas o más recientemente Eduardo Madina.
  •  Y lo que es peor, quien se arroja la capacidad de representación de la gente normal, lo que está pidiendo es un cambio de régimen a uno en el que sólo sea considerado normal quienes son como ellos, piensan como ellos y actúan como ellos. Y eso, estoy seguro que no representa desde luego a las ilusiones de quienes les han votado sino a los sueños de arcadia bolivariana de una élite política que usa la demagogia y el populismo para aparentar aquello que realmente no son pero es más votable. 
4.- Otro de los errores viejos, es creerse que la imagen es el mensaje. El mensaje no es la bicicleta, no es llevar al niño al trabajo, no es levantar el puño, no es convertir el Congreso en un Plató de televisión al menos no lo es para la izquierda (por mucho que en el mundo mediático, desgraciadamente si lo sea). El mensaje es hacer política. La revolución se hace en el Boletín Oficial, eso que dijo uno de los parlamentarios que tanto critican.

5.- Y el último de los errores viejos, el que más ha criticado la ciudadanía y probablemente por lo que más críticas ha habido a los partidos de Congresos anteriores, es la crítica al adversario por la crítica, la falta de acuerdos por defender el partidismo frente a lo que nos es común a los partidos diferentes.
  • Si hoy hay más posibilidades de que haya elecciones, es porque Podemos no quiere pactar y pone vendas antes de la herida.
  • Si hoy hay más posibilidades de que vuelva a ganar la derecha y con más margen, es porque Podemos prefiere que haya elecciones para tener una nueva oportunidad de sorpasso.
El sorpasso es más importante que hacer política, llevar el cambio a la realidad, luchar por la igualdad, cambiar todo aquello que el PP tocó es más importante.

Creo que todavía hay una oportunidad de acuerdo. El acuerdo es difícil porque en la política tan fundamental como la ideología están las relaciones personales. Y es muy difícil pactar con quienes te intentan humillar simplemente por haber existido, o quienes tienen un concepto de si mismo inversamente proporcional al del resto, pero mucho que la ideología coincida. Pero mucho más difícil es pactar con quien no quiere pactar y su único objetivo es parecer que el que no quiere es el otro.

Y creedme cuando digo que, llegados aquí, me encantaría pactar con quien coincido ideológicamente. Pero pactar en aquello que nos une. Dejando el partidismo de lado, como nos debiera importar a la izquierda.

Por eso creo que el cambio debe intentarse. Y os digo más, si tiene que haber unas nuevas elecciones, que Podemos no de por hecho que sería beneficiada. Sería creer algo en lo que yo no creo: que nadie se diese cuenta que el único culpable de haber imposibilitado el cambio, no fue el Partido Viejo, sino el nuevo, demostrando, una vez más, que hay viejos jóvenes, y jóvenes viejos.

14 de octubre de 2015

Y se marchó... y a su barco le llamó: libertad

Como en la canción de Perales, Arantza Quiroga "Se despidió, y decidió batirse en duelo con el mar"
Ni quiero hacer sangre, ni quiero tampoco ahora solidarizarme con quienes son responsables del propio monstruo que crearon en la primera década del 2000. Recuerden aquello del "usted traiciona a los muertos" y claro, de aquellos muertos, (contra quienes sufrían ni más ni menos sino igual la falta de libertades), estos entuertos.
María San Gil se fue por exceso de dura y Quiroga se va por ser excesivamente blanda. Siempre según opinión de Génova en base a su estrategia. Y es que, la actitud del PP con todo lo que tiene que ver paz, libertad y convivencia en Euskadi, lo hace por criterios de estrategia que nada tienen que ver con la ética, la humanidad y la convivencia.
Lo que más me sorprende del intervencionismo del PP en el PP vasco, es que ETA debió ser una banda de Cuenca. Pero lo cierto, la realidad, es que mientras en un despacho se puede decidir una estrategia, quienes dan la cara todos los días en Euskadi sintiéndose español y de derechas, son los y las militantes y cargos públicos del PP Vasco.
Con ellos si me solidarizo. Pero también de ellos depende la gestión de la indignación que deberían tener ahora. No se trata de estar más de acuerdo o menos con Quiroga. Se trata de la dignidad de su propio proyecto político, de su lucha, de su resistencia que valgan para algo.
El PP vasco no sólo puede guiar la estrategia del PP cuando son los duros los que la marcan. También debe hacerlo cuando las circunstancias cambian. Y vaya si han cambiado. ¡Somos libres! Y quienes resistimos, tenemos que aportar al debate futuro los criterios éticos si, los de memoria también pero sobre todo los de convivencia para decirles bien claro a quienes una vez usaron la violencia: "no nos ganasteis ni siquiera en la estrategia de que los vascos nos odiasemos por generaciones".
En cualquier caso, Arantza Quiroga se marchó, "y a su barco le llamó Libertad". Veremos a dónde navega ahora.

Perfil

Bilbao, Vizcaya, Spain
Soy Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas y tengo estudios de Periodismo. He hecho teatro amateur 10 años. He grabado algunos cortos. Soy Formador en Comunicación. He sido tertuliano de la SER, Onda Vasca, Telebilbao y ETB. Escribo, leo, veo cine... Como se ve, mi vida tiene bastante que ver con la comunicación. Estoy dispuesto a abrirme al mundo. ¿Está el mundo preparado para recibirme a mi?