15 de abril de 2016

“El PSE-EE está nostálgico de ETA”.

Si no fuese porque ya poco me sorprende de la política, esta afirmación, vertida por un Juntero de Álava de PODEMOS, me sorprendería.

Todo porque en Juntas Generales de Álava, se debatía una moción socialista para CONDENAR los graves destrozos realizados durante una manifestación de estudiantes contra la LOMCE, organizada (sin consenso sindical) por el sindicato Ikasle Abertzaleak.

Condenar los destrozos y quienes los cometieron. Ni la movilización y sus razones, ni al estudiantado.

Y PODEMOS SE NEGÓ A CONDENAR LA VIOLENCIA, e incluso llegó a justificar la misma, que incluyó destrozos, pegar a una profesora, amenazar a estudiantes que querían dar clase, porque supuestamente no hay una participación real en la universidad. Que rechazar si y con matices, pero que condenar no.

Y esto viene a colación a las últimas declaraciones de dirigentes de Podemos, incluida su nueva Secretaria General en Euskadi sobre el "conflicto vasco", el "todas las violencias", el equiparar, el, en definitiva, usar un lenguaje nítidamente abertzale. Y este tema me tiene harto. Y es que ya vale de ser MELIFLUO y BIENQUEDISTA.
  1. PRIMERO porque aquí el único conflicto de convivencia que ha existido ha sido ETA y el miedo y amenazas a su alrededor. Porque conflictos institucionales con España los tiene Aragón por el agua, los tiene Cuenca por lo que sea, y los tiene Euskadi faltaría mas. De convivencia, solo ETA.
  2. SEGUNDO porque el uso de la violencia, que nos retrotrae a tiempos pasados, no se justifica en ningún caso sea por el tema que sea, mientras tengamos instituciones para provocar cambios.
Entonces que venga un partido, que además está rechazando provocar un cambio político de quienes crearon la LOMCE, para colocarse por electoralismo puro en la posición con falta de ética....
Que venga un partido nuevo, que durante los años de plomo no le apeteció organizarse y dar la cara, a usar lenguaje y formas viejísimas y a colocarse en el radicalismo sólo por pescar en un caladero de votos a medio plazo...
Y que le vengan a un partido, al que más años tiene de Euskadi. Al que ha vivido todas las represiones posibles habidas y por haber, a escupirle en la cara con algo tan sensible, pues no solo corresponde denunciarlo, sino recordar con mucho orgullo, aunque con enorme tristeza personal, QUE LOS SOCIALISTAS VASCOS HEMOS DEMOSTRADO SIEMPRE, INCLUSO CON SANGRE, NUESTRO COMPROMISO CON LAS LIBERTADES Y CONTRA EL TERRORISMO, para que ahora venga nadie a ponerlo en duda...
Pues es lo más indigno que he visto yo hace mucho tiempo en la política, sólo equiparable a aquel (¿recuerdan?) "ustedes traicionan a los muertos", pero al revés.

Yo aspiro a que en Euskadi se construya un futuro con valores, y para eso hace falta memoria de lo ocurrido. ¿De todo lo ocurrido? Si. Claro, de todo. Pero la memoria, que es lo contrario del olvido se tiene para algo, no para dormir bien, sino para mirarnos al espejo y no apartar la vista. Para firmar cuando todo va bien, pero para cumplir lo firmado cuando hay que mojarse porque pasan cosas.

Se tiene que tener memoria y construir una sociedad de valores, especialmente, para que todos los que vengan después tengamos claro, que violencia y política son radicalmente incompatibles.

Y si no lo tenemos claro: primero no estaremos ayudando a los que siempre han estado en esa posición, salgan de ella. Y segundo, los nuevos demostrarán que no han entendido nada, y estaremos dejando la puerta abierta a que cualquiera, de la ideología que sea, reivindique con violencia cualquier cuestión.

Y esa si que no es la Euskadi en la que creo.

22 de febrero de 2016

El referendum de Gran Bretaña como oportunidad y no como drama

Dice la UE, espero que para presionar, que no hay Plan B si Gran Bretaña vota salir de la Unión Europea y que su salida sería un drama.

Vamos a darle la vuelta al argumento de que la posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea es un drama. Entre otras cosas, porque la inexistencia de Plan B y lo que simboliza respecto a la deriva de la Unión en sus decisiones vitales, es lo que realmente es un drama para los y las europeos/as y para la construcción europea.

Yo quiero que GB se quede en la Unión por un concepto filosófico de cuantos más paises europeos juntos en un proyecto común, mejor para la sociedad que componemos el viejo continente.

Pero empiezo a pensar que, a costa de una Unión construida en los últimos 15-20 años en base a las presiones y cesiones a quienes sólo creen en ella para el aprovechamiento de lo positivo y nunca para hacer esfuerzos de lo que supone lo común, para quienes consideran que la Unión es simplemente un "mercado" más y sólo si va bien, jamás lograremos ser una unión de verdad, con toda la carga filosófica y humanista que ella conlleva.

Y desde luego, lo que no puede ser es que la UE, ante esto, no tenga plan B.

Yo puedo entender que, a día de hoy, es dificil tomar decisiones salomónicas. Pero empecemos por tomarlas si GB dice que no.
Y la primera decisión si GB decide salir de la Unión, es aceptarlo, y construir aquello que hubiesemos construido desde el inicio, sin Gran Bretaña. Empecemos por reconstruir o construir una Unión de Estados, entre aquellos que creamos que lo común, no sólo en términos económicos, sino de esfuerzo, de colaboración, de derechos, de obligaciones, de ciudadanía, de sociedad con respeto a nuestras diferencias pero con la intención de crear un espacio competitivo en el mundo, es beneficioso. Entre aquellos que asumimos los beneficios y las cargas que supone crear una unión.
Entre aquellos Estados que creamos que para construir algo más grande hay que renunciar al concepto romanticista del Estado-Nación y poner por encima el concepto Unión Ciudadana.

Que se acabe la Unión Europea es un drama si significa nuestro final para llegar a acuerdos entre diferentes, si se acaban las instituciones comunes o las políticas comunes y las sociedades unidas.

Pero, si se acaba la Unión Europea tal y como la conocemos, quizás podamos construir otra cosa tal y como siempre la quisimos conocer. Y entonces ¿dónde estará el drama?

18 de febrero de 2016

Hay que eliminar del Código Penal el delito de ofensa de sentimientos religiosos

Acabo de leer este artículo de El País sobre el caso Rita Maestre y no puedo dejar de dar mi opinión sobre el delito de ofensas religiosas:

El mal gusto e incluso la falta de respeto dentro de las normas de la libertad de expresión, aunque no lo parezca, es legítimo. Ya somos mayorcitos cada cual para juzgar a quienes cometan ofensa.

Es verdad que hay niveles de ofensa que si transgreden la libertad de expresión y son punibles. Ahí si, en situación de igualdad, todos y todo tienen su protección.

El problema radica en la desigualdad y falta de libertad que supone que exista en el Código Penal un poco definido y muy interpretable al arbitrio de jueces y fiscales del "delito de ofensa de sentimientos religiosos".

Porque esa desigualdad supone, en la práxis, la falta de libertad de crítica, sea esta ofensiva o no. O lo que sería peor, que supone que crítica es sinónimo de ofensa, y ante las injusticias criticables correspondería el silencio. Y miren, no.

Porque lo que no podemos estar dispuestos es a otorgar a una minoría, la capacidad de sentirse ofendidos por todo aquello que no sea su manera de pensar. Sería la protección, en este caso, de un pensamiento único. Y miren, tampoco.

Y es que este artículo del CP, es lo que aprovecha la Iglesia Católica para confundir intencionadamente ofensa con crítica y denunciar por ejemplo una campaña de Juventudes Socialistas de Andalucía de hace años, a Abel Azcona recientemente, y un largo etcétera.

Porque, con la excusa de la propia ofensa, quieren censurar primero la cultura y segundo la libertad de expresión para criticar aquellas cosas que no nos gustan sean una religión o no.

Sea por libertad o sea por igualdad, en cualquier caso, hay que eliminar del Código Penal este anacronismo para evitar arbitrariedades una vez hecha la crítica, o lo que sería peor, la autocensura previa.

16 de febrero de 2016

La propuesta de bromi

Podemos acaba de hacer la propuesta definitiva de Gobierno. Y quiero decir que en cuanto a las políticas, hay margen para entenderse. En cuanto a formar gobierno, desde el órdago continuo y la desconfianza de partida, lo veo difícil. No es que no se quiera, es que ni dan los números, ni se puede construir nada desde la deslealtad. 

Y es que, la propuesta, nace bajo la tesis de “bastante que hemos cedido en lo fundamental, la presidencia”. O la subtesis “es que hay que controlarlo todo porque no nos fiamos de ti”.

Que esto no va de eso. Que esto va de si somos capaces de articular una mayoría de cambio en las políticas de los próximos años, o no. Y si no somos capaces, la ciudadanía juzgará a aquellos que lo hicieron imposible.

La sensación que me da, es que mientras Pedro Sánchez va en serio, Pablo Manuel Iglesias va de bromi. Así con “i”, que suena más a nueva política, aunque sea algo ya muy viejo. Porque parece que la nueva política trata más del parecer, que del ser.
  1. Y lo creo así, primero porque con una propuesta inasumible para cualquiera, vuelve a dejar claro que realmente no quiere pactar, o lo que es lo mismo, que prefiere unas nuevas elecciones porque mucho más importante que cambiar la vida de la gente, es tener una nueva oportunidad para quedar segundo. 
  2. Segundo porque en el fondo, si cualquier persona estuviese loco como para aceptar todo lo que pide y acaba entrando en un Gobierno, lo que deja claro Iglesias es que no quiere los ministerios donde se toman decisiones que afectan al “comer” de la gente, lo que ofrece es controlar no solo el gobierno sino todo el aparato del Estado que es el fin de todo comunista/populista.
  3. Y tercero porque mete mas miedo, o eso intenta él conscientemente, a aquellos aterrados por las "hordas podemitas", y la posibilidad “del loco PSOE de que pacte con ellos”, deseando que eso nos de miedo y el PSOE quiera proteger su flanco por el centro por el miedo a las críticas de la derecha. Recuerden, su máxima en política es “que el miedo cambie de bando”, o lo que es lo mismo, dirigir un país de los unos contra los otros, la política de los muros frente a los puentes.
Que nadie se engañe, Podemos quiere justificar su NO y lo está preparando. Y lo quiere justificar en un “no me quieres en tu gobierno y además te pliegas a la derecha”. Y por tanto, sabiendo que esto no es verdad, sabiendo que está haciendo lo imposible por no pactar, lejos de responder lo que a cualquier humano le pide el cuerpo cuando crees que te están tomando deliberadamente el pelo, lo que hay que hacer es armarse, una vez más, de audacia, de convicción en el fondo, y de seriedad. 

No sólo porque lo que hemos venido a hacer aquí es política Borgen (poner por delante las políticas de los partidos y los líderes) frente a quienes quieren hacer House of Cards (lo importante es la superviviencia del líder), sino porque también, hay que intentar que nadie caiga en esa trampa preparada de venta del NO y se crea la siguiente tesis de “claro, es que el PSOE solo quiere gobernar con la derecha, no con nosotros”.
  1. Y es que mi opinión, Podemos se va a encontrar con un PSOE que no admite chantajes ni gobierno a cualquier precio, sin embargo un PSOE que admite todas las coincidencias programáticas que tenemos y que se pueden llevar a cabo si Pedro Sánchez es presidente. Si el cambio es posible, ¿por qué otros se empeñan en hacerlo imposible con imposiciones?
  2. Segundo que se va a encontrar con un PSOE que no tiene miedo porque no nació para controlar el aparato del Estado, sino para llegar a él con la confianza de la gente, para mejorar sus vidas. Y cuando toca toca, y cuando no toca, no pasa nada. Pero SIEMPRE, SIEMPRE lo intentará en serio, con convicción y con valentía.
  3. Y tercero que, de haber elecciones como él realmente quiere… yo no estaría tan seguro de que la “gente” vaya a premiar a quienes no han hecho posible el cambio. Al revés. Lo van a penalizar.
Lo único cierto, es que el cambio se edifica no sólo desde la suma de mayorías, sino, y sobre todo, desde la confianza y la lealtad, desde la responsabilidad en lo que hemos venido a representar a la vida política. Y ahí, Pedro Sánchez y el PSOE tienen claro que han venido a representar el cambio conjunto con otras fuerzas del cambio pero en aquello que nos une, y no lo que nos separa, edificando un acuerdo con bases sólidas, de confianza, de responsabilidad compartida si, y por tanto sin egos, por el bien de la ciudadanía.

Y por ahora lo único que parece que pretende Pablo Manuel, es edificar un castillo de naipes en el que el éxito de la empresa solo pudiera ser suyo, o el fracaso, a costa del sufrimiento de millones de personas, solo pudiera sacarle réditos él.

Porque claro, si la “gente” es él, todo debe girar alrededor de “el”. E insisto, que eso quiera “la gente” está por ver.

10 de febrero de 2016

De cómo Podemos es a la vez centralista y plurinacional.

Hacía un par de semanas que tenía ganas de reflexionar sobre este artículo de Carolina Bescansa.

No voy a entrar al trapo de las provocaciones ("hacía falta muchos desahucios para existir", como si los desease) sino voy a ir al fondo del asunto: el cambio de la Ley Electoral (que es debatible) pero sobre todo su incoherencia entre su propuesta centralista y su concepto de plurinacionalidad

Vaya por delante que yo creo que hay que hacer un cambio en la ley electoral. Pero vaya por delante también, que no creo bajo ningún concepto en “un ciudadano un voto” por mucho que suene tan bien, por las razones que ya hace mucho tiempo expuse aquí y que se resumen en que España dejaría de ser representada tal y como es, plural y diversa. 

Otra cosa es que haya que hacer cambios en la Ley Electoral para corregir desequilibrios excesivos que se hayan dado con el tiempo. O lo que es lo mismo, que la democracia representativa tiene que equilibrarse entre la representación territorial y la individual, sin olvidar nunca la gobernabilidad. Quien quiera italianizar España, que lo diga. Pero sobre todo, quien quiera centralizarla, que lo explique, especialmente si en su discurso habla de Estado plurinacional.

 Pero es que además, Bescansa dice:
  1. El sistema electoral se diseñó para conformar un sistema bipartidista”. Falso de toda falsedad. El sistema se diseñó representar a todas las provincias de España. Yo no quiero este sistema electoral porque beneficie a los dos partidos mayoritarios (sean cuales sean estos), yo quiero un sistema electoral territorial para garantizar que en el parlamento haya voces de Ceuta, Melilla, Soria, Bizkaia, no al albur de que los partidos le metan en una lista de 350 candidatos/as.
  2. "España cuenta con uno de los sistemas electorales mas desproporcionados del mundo”. Debería mirar a Gran Bretaña o Estados Unidos.
  3. Si nuestro sistema fuese otro, los resultados serían otros”. No, eso no vale. Las normas son iguales para todos desde el principio.
Pero lo más importante de todo esto, es que me parece una propuesta incoherente: Mi pregunta para podemos es: ¿cómo casa su propuesta de una Ley Electoral centralista, con su descentralismo plurinacional?

Pero bueno, vaya preguntas, quizás la respuesta esté en el hecho de que, que casualidad, haya gestoras de su partido en Galicia, Euskadi y Cataluña. Pensar en lo que tiene que ser la España Plurinacional si, pero ya lo pienso yo desde Madrid, no lo penséis vosotros, aunque seáis de los nuestros”.

Y en ese pensamiento de fondo, no hay diferencias entre el pensamiento único de “una grande y libre” al pensamiento único de “varias naciones y punto”. Lo que si hay es algo en común: la imposición del concepto de España, y no el respeto al hecho de que hay 46 millones de sentirse español o española, y solo una forma de respetar su pluralidad: sin imposiciones.

Perfil

Bilbao, Vizcaya, Spain
Soy Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas y tengo estudios de Periodismo. He hecho teatro amateur 10 años. He grabado algunos cortos. Soy Formador en Comunicación. He sido tertuliano de la SER, Onda Vasca, Telebilbao y ETB. Escribo, leo, veo cine... Como se ve, mi vida tiene bastante que ver con la comunicación. Estoy dispuesto a abrirme al mundo. ¿Está el mundo preparado para recibirme a mi?