8 de octubre de 2008

El sistema electoral USA:

Interesantísimo artículo en La Rosa Morada, sobre el sistema electoral norteamericano. Interesantísima crítica al propio sistema, a los medios de comunicación españoles, y ya de paso a quienes creen que la Norteamericana es una gran democracia...:

Uno de los mayores problemas que seguimos teniendo, y me temo que no es exclusivo de este bendito país, es que los medios no saben tratar determinadas informaciones, probablemente por falta de personal competente en ciertas materias. Uno de los ejemplos más claros es el del sistema electoral norteamericano. Si bien no hay que impartir una clase de Sistemas Políticos a diario, lo cierto es que no estaría de más evitar las comparaciones constantes con sistemas electorales más próximos, como el nuestro, sobre todo si se hace construyendo el discurso desde la falsa apreciación de que son lo mismo, cuando en realidad no tienen absolutamente nada que ver.

Desde muchos foros se ha criticado, en ocasiones con bastante razón, la falta real de proporcionalidad en nuestro sistema electoral. En efecto, el método corregido D´Hont no es el colmo de la proporcionalidad, pero puestos a elegir lo prefiero a métodos como la "falacia democrática" estadounidense.

En EEUU no existe una ley nacional electoral. En realidad el presidente es elegido por los estados, no por los ciudadanos, y explico esto:

- Que EEUU quiera presentarse ante el mundo como la democracia más demócrata de todas las democracias, es como para reirse. En realidad, quienes eligen al presidente son los 538 compromisarios que se eligen en los estados (535 más tres compromisarios del distrito de Columbia).

- En EEUU existen dos tipos de votos: el "voto popular", que es el expresado por los ciudadanos. El otro es el "voto electoral", que será el que determine qué candidato será elegido presidente. La cuestión funciona de la siguiente manera: cada estado tiene asignado un número de compromisarios que se eligen en la jornada electoral. Esos compromisarios-electores elegidos se reúnen posteriormente en el colegio electoral, que es un órgano semi-formal de donde saldrá el presidente. El "voto electoral" es el voto emitido de los compromisarios en el Colegio Electoral.

- El "voto popular" suele determinar el "color" que tendrá el voto de los compromisarios en el Colegio Electoral. Es decir, se suele respetar la decisión de la mayoría. La mayoría simple a un partido es suficiente para que ese estado sea de uno u otro color, winner takes all. Es decir: Si en un estado los republicanos tienen un 46% del voto, los demócratas un 40% y una tercera fuerza política consigue un 14% (juego básico de política ficción, no me juzguen por no haber tenido en cuenta abstenciones y votos en blanco, es un ejemplo y punto), ese estado votará en el Colegio Electoral y por medio de sus compromisarios, al candidato republicano. Esto termina completamente con la posibilidad de que un tercer candidato, de cualquier fuerza política entre en liza.

- La gracia del sistema está en ganar en los estados que eligen un mayor número de compromisarios. Se puede dar la circunstancia de que un candidato sea elegido presidente habiendo tenido menor porcentaje de "voto popular" que su contrincante. Es lo que sucedió con Bush en las elecciones del año 2000. A pesar de obtener medio millón de votos menos que Al Gore , fue elegido presidente al conseguir el voto de 271 compromisarios-electores (el mínimo de "votos electorales" para salir elegido presidente es de 270). Es decir, de partida ya era un presidente no apoyado por la mayoría (por minoritaria que fuera esa mayoría). ¿Qué tiene eso de democrático?

- Es cuestionable, ya de paso, la representatividad del número de electores: 538 en un país poblado por 553 millones de personas es un poquito escaso, como escasos son los 100 millones de votantes inscritos (aunque imagino que a estas alturas serán más, puesto que éste último dato es de 2000), dado que uno no adquiere el derecho de voto por cumplir 18 años, sino por inscribirse en un registro. Pero no sólo el poder ejecutivo es poco o nada representativo; el Congreso, compuesto por la Cámara de Representantes (435 miembros) y el Senado (con un irrisorio número de 100 senadores) tampoco es un ejemplo de representatividad. Luego ni ejecutivo ni legislativo son en realidad tan democráticos como se empeñan en demostrarnos.

- Otra falacia del sistema es el gerrymandering, obra de ingeniería electoral especialmente presente en el sistema norteamericano. Se trata de un "truco" mediante el cual las circunscripciones se delimitan de manera que favorezcan a ciertos grupos, intereses o partidos. Así se puede explicar, por ejemplo, que se produzcan hechos poco comprensibles como que un estado con un elevado porcentaje de población afroamericana termine votando al partido Republicano. No obstante, esto no es privativo del sistema electoral norteamericano, México también ha sido un ejemplo bastante claro al respecto.

Cuestión para otro post es el sistema de partidos (si es que a los mega-grupos económicos estadounidenses se les puede llamar partidos), además de la escasa distancia ideológica entre republicanos y demócratas. Quédense con un dato: aquí es suficiente con hacer carrera política (y tener mucha suerte y buenos padrinos, no vamos a engañarnos); allí es necesario ser multimillonario para ser presidente. Eso sí, la recompensa es mayor: ni el sistema semipresidencial francés, ni por supuesto, nuestro sistema parlamentario, dan tales poderes a una sola persona. Luego pasa lo que pasa y nos llevamos las manos a la cabeza...

En definitiva, no sólo no son sistemas comparables sino que el norteamericano es, manifiestamente, mucho menos democrático que cualquier sistema europeo. Así que, si en la prensa alguien tiene ganas de ser, por una vez, medianamente veraz, que dejen de cantar las alabanzas al sistema norteamericano

1 comentario:

nopaperwords dijo...

Hola Alain.

Pásame contactos, porque todavía no voy a fijar fecha, hasta que tenga a los monologistas, pueden ser pillados, pero el jurado valorará que sean propios, cuanto antes, infórmame!

Perfil

Bilbao, Vizcaya, Spain
Soy Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas y tengo estudios de Periodismo. He hecho teatro amateur 10 años. He grabado algunos cortos. Soy Formador en Comunicación. He sido tertuliano de la SER, Onda Vasca, Telebilbao y ETB. Escribo, leo, veo cine... Como se ve, mi vida tiene bastante que ver con la comunicación. Estoy dispuesto a abrirme al mundo. ¿Está el mundo preparado para recibirme a mi?